Dieta Proteica , la dieta alta en proteinas

Una dieta proteica está basada en el consumo de alimentos que contienen altas proporciones en proteínas, y bajos en carbohidratos. Se han popularizado en los últimos años como un método eficaz para perder peso. Estas dietas suelen recomendar consumir entre un 30% y un 50% de las calorías totales que provengan de proteínas. Por contra muchas instituciones de la salud recomiendan una dieta en la que se haya un porcentaje menor de calorías provenientes de proteínas (nutrientes esenciales para el mantenimiento y reparación de los tejidos del cuerpo ).

Las proteínas Todas las proteínas humanas está compuestas de alrededor de unas 20 moléculas pequeñas llamadas aminoácidos. De estos 20 aminoácidos, nueve se consideran aminoácidos esenciales. Son esenciales porque el cuerpo no puede fabricarlos a partir de otros nutrientes y se deben obtener de la dieta completamente formados. Animales y plantas son fuentes de proteína. Las proteínas de origen animal tiene mayor valor biológico ya que es una proteína completa. Las proteínas completas contienen los nueve aminoácidos esenciales. Las proteínas de origen animal incluyen carne, pollo, pescado, claras de huevo y productos lácteos. Las proteínas vegetales tienen menor valor biológico porque son proteínas incompletas que no contienen los nueve aminoácidos esenciales. Algunas plantas son mejores fuentes de proteínas que otras porque tienen sólo uno o dos aminoácidos esenciales. Las mejor proteínas vegetales incluyen frijoles y granos, como el tofu , nueces, y granos como el maíz . Muchas culturas han desarrollado platos como los frijoles rojos y arroz o tortillas de maíz y frijoles que combinan estas proteínas incompletas en la misma comida para proporcionar todos los aminoácidos esenciales necesarios para la salud. Los aminoácidos extras no se almacenan en el cuerpo. Por contra, se separan en enzimas, y la parte que contiene nitrógeno es excretado por los riñones en la orina, mientras que el resto es convertido en glucosa (un azúcar simple) y se utiliza como energía o almacenadas como glucógeno, un compuesto que puede que más tarde se vuelva a convertir en glucosa. La dieta proteica es también rica en grasas saturadas. Las grasas saturadas son las grasas animales. Se consideran grasas “malas” porque elevan el nivel de colesterol LDL (colesterol “malo”) en la sangre. Los niveles altos de colesterol LDL están asociados con un aumento del riesgo de enfermedad cardíaca. Las dietas altas en proteína también reducen las calorías al restringir severamente los hidratos de carbono. Carbohidratos de granos enteros son una fuente importante de vitaminas B-complejas. Hay grupos que necesitan proteínas adicionales como son los adolescentes, las mujeres embarazadas y lactantes, los culturistas, los atletas de resistencia, y algunos pacientes con cáncer, pero estos grupos necesitan aumentar las proteínas como parte de una dieta bien balanceada. Como funcionan las dietas proteicas La dieta proteica promueve la pérdida rápida de peso inicial, aunque la mayor parte de la pérdida viene de perder agua. La razón de esto es que el cuerpo en un estado llamado cetosis. El cuerpo descompone los carbohidratos en glucosa y usa la glucosa para obtener energía. Cuando el cuerpo está escaso de hidratos de carbono, se inicia la conversión de grasa en glucosa. El proceso de convertir la grasa en glucosa libera moléculas de agua que luego salen del cuerpo en forma de orina.

Las personas que hacen dieta, por supuesto, quieren quemar grasa, pero cuando se quema grasa en exceso, el efecto secundario de esta reacción es que las moléculas llamados cetonas se acumulan en la sangre. Si el cuerpo se ve privado de los hidratos de carbono por un largo tiempo, estas cetonas se acumulan y causan desequilibrios metabólicos que pueden dañar gravemente los riñones y otros órganos. Las cetonas son parte de la defensa del cuerpo contra el hambre. Se suprime el apetito. También causan mal aliento. Como resultado, el cuerpo cambia de motor de carbohidratos de combustión a un motor de quema de grasas. Así que en lugar de utilizar elementos ricos en carbohidratos que es donde normalmente se obtiene la energía, dejando las reservas de grasa justo donde estaban antes (por desgracia, las caderas, el vientre y los muslos), las reservas de grasa se convierten en una fuente de energía primaria. El resultado pretendido es la pérdida de peso. Consejos Si quiere seguir una dieta proteica, hagalo sólo durante un corto periodo de tiempo para bajar de peso  , si lo continúa durante mucho tiempo , pueden aparecer varios problemas serios de salud. Además, elija bien sus proteínas . Algunas buenas opciones son el pescado, pollo sin piel, carne de res magra, carne de cerdo y productos bajos en grasa láctea. Elija los carbohidratos que son altos en fibra, como cereales integrales y ricos en nutrientes vegetales y frutas. Y si usted tiene enfermedad renal, enfermedad hepática o diabetes, si usted está tomando medicamento por una condición crónica de salud, o si usted está embarazada o amamantando, hable con su médico antes de comenzar una dieta alta en proteínas.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *